Industria 4.0 – En el centro hay personas

Entrevistamos a Gabriele Grassi, responsable de Comunicación Global de Elettric80 Spa, una empresa líder en el campo de soluciones logísticas innovadoras.

Cada vez más, escuchamos palabras como Industria 4.0, revolución digital, automatización, …

Hoy Elettric80 es uno de los principales protagonistas de este cambio épico gracias a sus soluciones logísticas completamente automatizadas.

¿Cuál fue según usted el factor clave para su éxito?

Lo que hoy llamamos Industria 4.0 fue creada en 1992 por Enrico Grassi, actual presidente de Elettric80, y Vittorio Cavirani, actual director de la empresa. Gracias a su asociación con Costerplast Group, pudieron desarrollar las primeras tecnologías para vehículos láser, un concepto muy innovador de sistemas integrados, que marcan la diferencia especialmente para los minoristas.

Un valor añadido para los sitios de producción, que les capacitaba a aumentar el nivel de eficiencia, velocidad y trazabilidad de los procesos de producción; una mejora de la sostenibilidad social y ambiental reduciendo los residuos y los daños causados ​​a los productos y aumentando el nivel de seguridad. De este modo, Elettric80 ayudó a cambiar, año tras año, la vida de las empresas: anticipando conceptos futuros, centrándose en ideas orientadas a la innovación, con particular atención a las peticiones del mercado.

El término Industria 4.0 muestra una tendencia hacia la automatización industrial. Que ya ha empezado a ir por ese camino.

¿Qué otras tendencias y cambios prevé para el futuro? ¿Cuáles son las peticiones del mercado?

Estamos ante la cuarta revolución industrial, un cambio épico que requiere nuevas habilidades horizontales y analíticas, resolución de problemas y comunicación, pero también requisitos de escalabilidad y compatibilidad del software, para hacer que la integración no sea un mero concepto sino una realidad factible que pueda adaptarse rápidamente a los cambios.

El mercado lo exige: en el futuro quien sea capaz de proporcionar el mejor valor y atención al cliente, una gran experiencia del usuario y unos servicios centrados en flexibilidad y eficiencia, generarán valor para todo el mercado y para todos los sectores. En este tipo de enfoque, la adaptación a los cambios continuos, el control de calidad, el control de la cadena de suministro, la sostenibilidad y la mutualidad son factores clave para llegar a destacar. Sin embargo, en el centro de este proceso, no hay las diferentes tecnologías, sino la gente. Tenga en cuenta que nuestro futuro no es la Industria 4.0, sino nuestro presente, y va más allá, con las personas y sus habilidades como punto de partida, las únicas capaces de crear cambios y estimular el crecimiento, creando y desarrollando nuevas tecnologías con un valor añadido muy alto.

Hablemos de la gente. Muchos trabajadores temen perder su empleo, ¿cómo ha cambiado el mercado de trabajo y cómo va a cambiar en el futuro con la automatización industrial?

Los trabajos manuales en las empresas (estamos hablando de trabajos repetitivos y muy a menudo peligrosos, que la gente hace sin pasión y entusiasmo), están desapareciendo lentamente: si una gran empresa con bienes de consumo no automatiza todos los procesos repetitivos y no se innova, deja de ser competitiva y corre el riesgo de quiebra. La automatización no reduce los empleos; es simplemente cambiar nuestra forma de trabajar y nuestra forma de pensar y planificar nuestro futuro, centrándonos en la capacidad de las personas para adaptarse a una nueva forma de trabajar. La pregunta que nos tenemos que hacer hoy es: ¿somos capaces de cambiar? A partir de aquí, queda claro que la Industria 4.0 no es un concepto o una tecnología, o algo que usted compra; no es un ecosistema lejano al pueblo, sino que es un sistema que hoy más que nunca se crea gracias a ellos y con ellos. Las empresas que han entendido esto, están invirtiendo en otras habilidades, intelectuales y creativas. Se están enfocando en trabajos que conectan y comparten experiencias; en personas capaces de generar valor, comunicarse y trabajar en equipo.

La imaginación, la intuición, la ética y la emoción, son la clave de la Industria 4.0. Las máquinas son siempre buenas en la simulación, pero no en el ser. Pueden darnos las respuestas que estamos buscando, pero nosotros tendremos que hacer las preguntas.

La tecnología representa el cómo pero no el por qué. Nuestro objetivo no es la Industria 4.0 por sí mismo, sino mejorar y hacer crecer la sociedad.

Compártelo

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu Blog de Ropa de trabajo, vestuario laboral y calzado de seguridad. Te aconsejamos sobre todos los aspectos de seguridad en tu trabajo y resolvemos tus dudas.