El calzado de seguridad: ¡Un siglo de historia!

Los orígenes del calzado de seguridad

Los primeros zapatos de seguridad con conchas protectoras salieron por primera vez a principios del siglo XX durante la era industrial. Antes de la aparición de este nuevo tipo de calzado, los trabajadores usaban zuecos de madera o botas de cuero.

Los zuecos de madera tienen su origen en el entorno agrícola. Los granjeros los usaban para evitar que les pisotearan las vacas y los caballos.

Cuando la industrialización se aceleró, los empleados iban a trabajar en fábricas con solo su equipo de protección, su zueco de madera o su bota de cuero. Desafortunadamente, ocurrían muchos accidentes laborales.

Los zuecos y las botas no se adaptaron a la naturaleza de las tareas realizadas dentro de las fábricas. Debido a la falta de protección social, era más económico para las empresas reemplazar a los trabajadores lesionados que introducir medidas de seguridad para evitar accidentes.

Exasperados por los muchos heridos, así como por los riesgos en el trabajo y la falta de reconocimiento por parte de la gerencia, los trabajadores protestaron por una mejor protección laboral. Después de varias negativas por parte de las empresas, los trabajadores se quitaron sus zuecos y los arrojaron a las máquinas industriales para romperlos y detener la producción: nació el término “sabotaje”.

El calzado de seguridad, un accesorio de moda

Después de la Segunda Guerra Mundial, el coste de un accidente de trabajo aumentó para las empresas. Así que necesitaban una solución para reducir esa cantidad.

Nacieron las primeras botas de seguridad de acero. Se originaron en Alemania y se desarrollaron muy rápidamente en muchos otros países. Originalmente eran diseñadas para los trabajadores, aunque fueron usadas ​​rápidamente por civiles y personal militar. También fue adoptado por subculturas como los Punks e incluso los Rivetheads, hasta el punto que ahora es más probable que ciertas marcas sean recordadas como parte de un movimiento cultural.

El éxito del calzado de seguridad es evidente tanto en el lugar de trabajo como en la vida cotidiana. Algunas marcas se han convertido en símbolos reales, de tal manera que los zapatos vendidos por estas marcas son principalmente zapatos sin gorros protectores. ¡Un verdadero accesorio de moda!

¿Cómo están hechos?

La fabricación de un zapato de seguridad es larga, aunque la modernización de las industrias ha reducido considerablemente el tiempo de fabricación. Para un calzado de seguridad de cuero de gran altura, la fabricación incluye algunos pasos importantes:

Corte:

El primer paso para hacer un zapato de seguridad es el corte del cuero (o el textil de acuerdo con el zapato). El oficial corta la plantilla del zapato en una pieza de cuero o tela usando una forma metálica y una prensa. Con estas mismas herramientas, cortan el forro interior del zapato

Asamblea:

Las dos piezas se cosen juntas, así como ambos lados de la plantilla para comenzar a juntar el zapato.

Los agujeros para los cordones se hacen usando una máquina que perfora el cuero del zapato.

Inserción del caparazón:

Se inserta una forma para facilitar la colocación de la parte delantera. Entonces es necesario eliminar las irregularidades del arranque con la ayuda de una máquina de cardado. La carcasa de acero se coloca. Para hacer esto, se levanta el cuero en el extremo del zapato para insertar el caparazón y arreglarlo. El cuero se pliega, la parte posterior se clava y los lados se pegan con pegamento caliente. La parte delantera del zapato está acabada, y la forma previamente insertada en el zapato se puede quitar.

Moldeado de la suela:

Luego se ensambla la suela mediante un proceso de vulcanización. La suela y la entresuela están superpuestas en un molde de metal y se usa una prensa para tensar los lados. Esta operación se lleva a cabo durante 11 minutos a una temperatura de 150° aprox.

Ahora, la suela está firmemente unida al resto del zapato.

Toque final:

La aplicación de un revestimiento impermeable entre la suela y el cuero del zapato.
En total, se realizan más de 120 operaciones diferentes para fabricar y montar un par de zapatos de seguridad. Un par requiere aproximadamente 100 metros de hilo de nylon, algodón y / o poliéster y un metro cuadrado de cuero.

Compártelo

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu Blog de Ropa de trabajo, vestuario laboral y calzado de seguridad. Te aconsejamos sobre todos los aspectos de seguridad en tu trabajo y resolvemos tus dudas.