Complementos térmicos

Cuando pensamos en el frío y en cómo abrigarnos, automáticamente nos vienen a la mente jerseys de lana, gorros, guantes, chaquetas de plumón, y un largo etcétera.

Pero además de ser necesario un gran sacrificio animal para diseñar y desarrollar cada uno de estos productos, hay otras opciones muchísimo más efectivas, que nos permiten una mayor movilidad y que nos abrigarán más.

La ropa térmica

Desde hace unos años que se han puesto muy de moda las prendas térmicas, pero no sin aparecer también las copias falsas y de baja calidad.

Partiendo de la base que una prenda térmica tiene que mantener el calor, no cualquier cosa vale. Es más, hay prendas que se venden como térmicas y solamente son camisetas interiores sin más.

En mi caso personal, hace unos años compré, en una tienda reconocida (no voy a dar nombres), lo que se suponía que era una camiseta de manga larga térmica. Y ahí se quedó, en el nombre, porque cuando la utilizaba no sentía ningún tipo de diferencia con cualquier camiseta interior.

Años más tarde, mi hermana me regaló para Reyes una verdadera camiseta térmica. Y menuda diferencia. En pleno invierno, pudiendo estar a -1 o -2 grados, con llevar solamente esa camiseta, de manga larga obviamente, y una chaqueta completamente normal, tengo más que suficiente para moverme por la calle. Y sin pasar gota de frío.

La calidad es básica

Como te contaba, la calidad es básica, aunque eso se note en el precio, los resultados son muy satisfactorios.

La cuestión es que en esta época del año, que las temperaturas bajan bastante en muchos lugares del país, ¿qué mejor que ir abrigando con algo que permita movilidad 100%?

La camiseta térmica que tengo va ceñida al cuerpo, con lo que ni siquiera molesta para moverse. Y eso es un punto determinante para cualquier trabajo que se tenga que desarrollar al aire libre.

Eso sí, como consejo, pónte la camiseta siempre sin nada debajo, ya que es la forma en la que desatará todo su potencial.

Más prendas térmicas

Como vestuario, no solamente existen las camisetas térmicas, sino que también hay mallas. Y te aseguro que son impresionantes.

Te contaré otra anécdota. Hace unos años que empecé a salir a correr, pero en invierno era insoportable. Ir con las mallas cortas no se podía aguantar. Al menos yo. No había forma de entrar en calor aunque estuviera hora y media corriendo.

Total, acabé comprándome una mallas térmicas de running. Sin duda, lo mejor que he hecho para correr en invierno.

Y no te creas que no las he utilizado en otras ocasiones (aunque las mallas de correr no sean la mejor opción)… cuando sabía que tenía que estar haciendo alguna tarea al exterior, entre mis mallas y mi camiseta, parece que esté en verano 🙂

Conclusiones

Mi consejo más personal es que, si aún no has probado ropa térmica para tus tareas al aire libre, hazlo. Pero hazlo bien, porque sino tendrás un concepto erróneo de las prendas térmicas, igual que me pasó a mi en un principio.

Si quiere, te dejo en enlace de nuestra sección de vestuario laboral térmico para que le eches un vistazo.

Ya sabes, cualquier duda aquí estoy 😉

Compártelo

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu Blog de Ropa de trabajo, vestuario laboral y calzado de seguridad. Te aconsejamos sobre todos los aspectos de seguridad en tu trabajo y resolvemos tus dudas.